Bioética en España 2: Sociedades Científicas

Valle de Degaña (Asturias)
El panorama de la Bioética en España, expuesto en otra parte de este blog (Bioética en España) con un enfoque general o global, está incompleto. Otra manera de mostrarlo es observando la incidencia de la ética y de la bioética en el ámbito sanitario examinando las aportaciones que se hacen al respecto desde el ámbito profesional y, para ello, puede ser de utilidad echar al menos un vistazo al contenido de las Sociedades Científicas registradas en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Es cierto que este tipo de instituciones no cubren todas las necesidades de los profesionales sanitarios, que disponen de otros modos de acceder a la bioética actualmente cada vez numerosos y frecuentes. Así todo, entre las aproximadamente 160 de las citadas Sociedades Científicas, inscritas o recogidas en el registro del Ministerio de Sanidad, hay un gran mayoría (nada menos que 125) en las que no hay ni vestigios de ética ni, menos aún, de bioética. Y entre las restantes, unas 35 de ellas, componen el panorama que sigue a continuación expuesto en orden alfabético:


1. PERSPECTIVA DE LAS SOCIEDADES CIENTÍFICAS (ámbito biomédico)

Asociación Española de Pediatría (AEP)
.- Tiene un Comité de Bioética que ha publicado varios documentos.
.- Uno de ellos es el “Marco Ético de la Asociación Española de Pediatría” (2010)

Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap)
.- Código de Responsabilidad Ética de la AEPap

Asociación Española de Urología (AEU)
.- Oficina de Ética. Presenta un libro sobre “Bioética y Urología” de J. Jara Rascón

Federación Española de Asociaciones de Psicoterapeutas (FEAP)
.- Código Ético (1999)

Federación Española de Medicina del Deporte (FEDEME)
.- Código Ético en Medicina del Deporte (2010)

Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC)
.- Ética Corporativa

Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología (SECOT)
.- Marco Ético
.- Consentimientos Informados de la SECOT

Sociedad Española de Contactología
.- Consentimientos Informados

Sociedad Española del Dolor (SED)
.- En la sección “Profesionales” tiene un Grupo de Ética en fase de construcción

Fundación Española de Endoscopia Digestiva (FEED)
.- Comité Ético

Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica (SEEP)
.- Grupo de Trabajo de Bioética

Sociedad Española de Enfermería Oncológica
.- Entre los Estándares de Realización Profesional hay uno dedicado a la Ética

Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC)
.- Tiene una página denominada “SEFAC Bioéticolegal”

Sociedad Española de Farmacología Clínica (SEFC)
.- Grupo de Trabajo sobre Comités Éticos (ya finalizado)

Sociedad Española de Fertilidad (SEF)
.- “Grupo de interés en Ética y Buena práctica”.
.- Ha publicado un “Código Ético de la SEF”.
Un rincón del occidente asturiano


Sociedad Española de Física Médica (SEFM)
.- Código Deontológico (restringido a socios)

Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO)
.- Comisión de Bioética que ha publicado varios documentos de actualidad

Sociedad Española de Medicina Estética (SEME)
.- Código Ético

Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC)
.- Valores profesionales
.- Grupo de Trabajo Bioética Semfyc

Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC)
.- Código Ético
.- Tiene un Grupo de Trabajo sobre Bioética

Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI)
.- Grupo de Trabajo sobre Bioética y Profesionalismo

Sociedad Española de Medicina y Seguridad del Trabajo
.- Código Deontológico (2002)

Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEM)
.- Grupo de Trabajo sobre Bioética y Humanidades

Sociedad Española de Neonatología
.- Grupo de Ética Clínica, con varios documentos publicados en los últimos años.

Sociedad Española de Neurocirugía (SENEC)
.- Normas Deontológicas

Sociedad Española de Neurología
La abundancia del agua en Asturias

.- Comité de Ética y Deontología

Sociedad Española de Nefrología (SEN)
.- Grupo de Trabajo sobre Ética en Nefrología

Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR)
.- Declaración de Principios Éticos

Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial
.- Tiene una Comisión de Ética Profesional y Formación Social
.- Página de “Información de interés” con cuestiones relativas a la ética profesional y a la formación social

Sociedad Española de Protección Radiológica (SEPR)
.- Consentimientos Informados de pruebas radiológicas relativos a riesgos por radiaciones ionizantes

Sociedad Española de Psiquiatría (SEP)
.- Código de Buenas Prácticas

Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM)
.- Código de Buenas Prácticas
.- Consentimientos Informados

Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS)
.- Entre sus Grupos de Trabajo hay uno dedicado a Ética y Salud Pública

Sociedad Española de Sanidad Ambiental (SESA)
.- Grupo de Trabajo sobre Ética y Salud

Un paraje de Ibias (Asturias)
Ya hemos dicho en la introducción que, afortunadamente, los profesionales sanitarios disponen hoy de múltiples accesos al mundo de la bioética. Tengo constancia de que es cada vez más alta la demanda de formación al respecto. Por tanto, utilizar aquí el criterio de la Sociedades Científicas resulta válido pero, desde luego, no representa suficientemente lo que está sucediendo. Además, el análisis o examen que aquí estamos haciendo es exiguo y, en cierto modo, superficial, teniendo en cuenta que lo mejor es detenerse en el estudio de cada uno de los documentos, referentes a la ética y la bioética, publicados por dichas Sociedades. Así todo, la relevancia de las mismas justifica que sean referencia para lo que estamos buscando sólo con ver su oferta de actividades y publicaciones. Como se habrá podido comprobar, en 13 de ellas predominan los códigos de conducta con diversa denominación: códigos deontológicos o éticos o de responsabilidad ética, código/normas de buenas prácticas, principios éticos, ética clínica y, quizá con un enfoque menos deontológico, aquellos que están denominados como “marcos éticos”, “estándares de realización profesional” (siendo uno de ellos la ética) "oficina de ética" o “ética corporativa”. Los Grupos de Trabajo sobre Ética o Bioética están presentes en 12 Sociedades. La palabra “bioética” aparece sólo en 6 ocasiones como calificativo de comisiones o grupos de trabajo o haciendo referencia al ámbito jurídico con el calificativo de “bioéticolegal” o relacionada con otras ramas del conocimiento como la de “Bioética y Humanidades”. Hay también 6 Comisiones o Comités de Bioética o de Ética o de Ética Profesional. Y, en fin, también hay 4 Sociedades Científicas que ofrecen guías o protocolos de Consentimiento Informado referentes a su especialidad.

En resumidas cuentas, siempre hay que reconocer la positividad de lo que hay…pero es bastante escaso, al
Artesanía de Degaña (Asturias)
menos por ahora. A buen seguro que las Sociedades Científicas, como cualquier otra organización, necesitan tiempo y rodadura para conectar, conocer y asumir todo lo que está aportando la Bioética. No obstante, hay una práctica unanimidad en mantener firme la lógica imperante en esos ámbitos, la lógica científico-técnica que, por cierto, ha conseguido hasta la fecha el mayor y más espectacular progreso que nunca se había sospechado alcanzar en el ámbito de la biomedicina. No reconocerlo sería tanto como renegar (por ignorantes) del bienestar que disfrutamos. Sin embargo, la lógica racional (y, por qué no…también la “lógica borrosa” de las emociones y los sentimientos) propia de la ética, y de las humanidades en general, está presente con mucha timidez…como “pidiendo permiso” para estar ahí cuando, en realidad, es un componente de primera magnitud para medir la altura humana de los profesionales sanitarios y, desde luego, un excelente barómetro para medir la calidad de todas las actuaciones biomédicas. Así pues, tomando como criterio las Sociedades Científicas, tanto la ética en general como la bioética, en particular, están penetrando muy lentamente en las profesiones sanitarias. Yo tengo el convencimiento, mirando la realidad de la Bioética en España, de que hay mucho más de lo que parece, puesto que cada vez está más demandada y forma parte de los cursos de formación, de las comisiones o comités de bioética de distinto signo (asistenciales, regionales, nacionales…) y hasta de los programas, planes y estrategias de algunas Comunidades Autónomas. Sin embargo, los datos antes expuestos oscurecen ese panorama.


2. SOCIEDAD ESPAÑOLA DE EDUCACIÓN MÉDICA (SEDEM)

"Carámpanos" en Ibias (Asturias)
También encontramos aquí un buen indicador para lo que estamos buscando. Y, de hecho, en su sección “Documentos” hay uno denominado “Glosario de Términos en Educación Médica”, publicado en 2002 por Andrzej Wojtczak (International Institut for Medical Education, IIME, Nueva York)que nos ofrece varias respuestas. A pesar de la fecha de la publicación (año 2002), no aparece nunca, ni siquiera por asomos, el término “bioética”, lo que indica su desconocimiento o su escasa relevancia o bien el reconocimiento de que la bioética carece aún de entidad para formar parte de la Educación Médica. Se recogen, en cambio, algunos otros términos relacionados expresamente con la ética o con contenidos de la ética, que reproducimos aquí no en su totalidad pero sí en su literalidad. Son los siguientes:

1º. Ética: Rama de la filosofía que tiene por objeto distinguir entre aquello que es correcto y lo que no lo es, así como analizar las consecuencias morales de los actos del ser humano. Son ejemplos de aspectos éticos en la práctica y la investigación médicas el consentimiento informado, la confidencialidad, el respeto de los derechos humanos y la integridad científica.
2º. Juramento Hipocrático: Contiene el código ético de los médicos respecto a sus actitudes, comportamiento y obligaciones hacia los pacientes, sus propios compañeros y la sociedad.
3º. Profesionalismo: Es el compromiso con los valores que caracterizan a las profesiones y que se expresa por la adopción de un código de comportamiento consensuado formalmente a través de la relación con compañeros, clientes y la sociedad en general. Los valores clave son la actuación en el interés del paciente, la capacidad de respuesta frente a las necesidades sanitarias de la sociedad, el mantenimiento de estándares altos de excelencia en la práctica profesional y en la producción y transmisión de los conocimientos. Además del conocimiento y la competencia médica, los profesionales de la medicina deben poseer cualidades psicosociales y humanitarias como: solicitud, empatía, humildad y compasión, así como niveles elevados de responsabilidad social y de sensibilidad frente a la cultura y las creencias de las personas. Los elementos más importantes del profesionalismo (tomados de la “American Board of Internal Medicine”) son los siguientes: altruismo, responsabilidad, deber, excelencia, honor e integridad, y respeto por los demás.
4º. También se incluye la expresión “valores éticos” como una parte de los requisitos mínimos de la educación médica, pero sin mencionar su posible contenido a no ser que se entiendan por tales los citados en el “profesionalismo”.
5º. Valor: Término que se refiere a aquello en lo que creen las personas o que consideran importantes acerca de su forma de vida. Los valores influyen en el comportamiento y en la cultura como personas individuales, grupos sociales y comunidades. Por tanto, los valores constituyen un determinante importante de la salud del individuo y de la comunidad. Sin embargo, son difíciles de medir objetivamente.
6º. Equidad: Estado de justicia distributiva. La equidad en el ámbito sanitario implica el ideal de que todas las personas deben tener la oportunidad de alcanzar su nivel máximo de salud. Desde el punto de vista práctico, implica que nadie debe tener obstáculos para conseguir este objetivo. El término de inequidad o desigualdad se refiere a las diferencias en términos de salud que no sólo son innecesarias y evitables sino que además, se consideran inadecuadas e injustas.
7º. Calidad de vida: Grado con el que las personas perciben su capacidad de realizar funciones físicas y su grado de desarrollo emocional y social. En términos generales, es lo que hace que valga la pena vivir. En un sentido más cuantitativo se refiere a los períodos de la vida durante los que la persona permanece sin enfermedad, Incapacidad o impedimento.
8º. Estilo de vida: Forma de vida fundamentada en la interrelación entre las condiciones de vida en sentido amplio y los patrones individuales de conducta, determinados por factores socio-culturales y por las características personales. La gama de patrones de comportamiento que puede presentar una persona está limitada o potenciada por los factores del entorno social. Por esta razón, el estilo de vida se suele considerar en el contexto de las experiencias colectivas e individuales, y en el de las condiciones generales de vida. Una modificación del estilo de vida puede incluir actividades como la interrupción del hábito tabáquico, el cambio en el tipo de nutrición o la participación en programas regulares de ejercicio físico.
9º. Comunicación: Proceso a través del cual las personas comparten la información y los sentimientos a través de un intercambio de mensajes verbales y no verbales. En el contexto de la educación médica, su función principal es el establecimiento de una relación entre el paciente y el médico. En un ambiente de comunicación efectiva, los pacientes mejoran más rápidamente, superan mejor el dolor postoperatorio, requieren menos medicación psicotrópica y experimentan otros numerosos efectos beneficiosos sobre su salud.

Cerredo-Degaña-El Rebollar
(Asturias)
¿Qué se puede decir aquí? Pues, ante todo, que uno no puede (ni debe) “ser más papista que el papa”, o sea, no poseo autoridad ni conocimientos para enmendar la plana a la SEDEM. No obstante, el documento que hemos utilizado contiene toda una serie deítems indispensables para alcanzar sus objetivos y, entre ellos, está presente la ética como definición (el término “ética”), así como formando parte del término “profesionalismo” y en la expresión “valores éticos”, pero…sólo eso y nada más. Hemos seleccionado también algunos otros términos (valor, equidad, calidad de vida, estilo de vida, comunicación) porque encierran cierta densidad o significado moral en la actividad cotidiana de los profesionales sanitarios.

Se echan mucho de menos, además del término “bioética” y su desarrollo sintético, otros términos básicos en la ética médica como "relación médico-paciente" (origen y clave de la ética médica), “responsabilidad”, “confianza”, “consentimiento informado”, “deliberación (moral)”, “confidencialidad”, “cuidado”, entre otros, y los principios de la bioética al completo (no-maleficencia, justicia, beneficencia y autonomía) a lo que habría que añadir todo lo relativo al "respeto a la dignidad de la persona", como fundamento de cualquier ética, y el cumplimiento de los "derechos humanos" como verificación de todo lo anterior. Si al menos estuvieran presentes estos ítems sería posible construir el armazón básico de la ética médica o de la bioética, pero…no hay constancia de ello. Así pues, “Glosario de Términos en Educación Médica” no incluye la bioética ni le concede a la ética el lugar que merece en la tradición médica, es decir, ni la ética ni la bioética están realmente reconocidas en la educación médica teniendo en cuenta la perspectiva de la SEDEM.

Un riachuelo en la zona de Ibias (Asturias)
Creo que, así todo, es justo finalizar esta página repitiendo algo de lo expuesto al final del apartado anterior. Tengo el firme convencimiento de que hay mucho más de lo que parece, puesto que la bioética está cada vez más demandada y forma parte de numerosos cursos de formación, de comisiones o comités de bioética de distinto signo (asistenciales, regionales, nacionales…) y hasta de programas, planes y estrategias de varias Comunidades Autónomas. Aunque los datos de la SEDEM oscurezcan algo el panorama, no reflejan de ningún modo la realidad. Ahora bien, todo esto también demuestra que ni las Sociedades Científicas, ni la SEDEM, son los cauces más adecuados para la difusión e implantación de la Bioética. Es de todos conocido que ese tipo de organismos o instituciones sólo apuestan por innovaciones que tengan un claro perfil científico-técnico. Tampoco puede ser de otra manera porque en ello está el “quid” de su definición. Pero en tal apuesta hay un error de fondo y es que la ética forma parte esencial de la mismísima praxis biomédica, o sea, la ética no es adjetiva, ni adyacente, ni accidental al ejercicio de la medicina “científica”. En ello le va su propia esencia, su ser, su naturaleza, si es que en realidad quiere seguir siendo medicina. Así pues, y desde mi punto de vista, es lamentable que las Sociedades Científicas sólo vean y apuesten por una cara del perfil sanitario (por otra parte evidente) y descuiden o no vean la cara ética y/o bioética que va inscrita en ese mismo perfil científico-técnico y que, de no verla ni aceptarla, terminarán sometiéndolo todo, y sometidas ellas mismas, a la tiranía unilateral de la ciencia y de la técnica. Dicho en otros términos más sencillos, la ética y/o bioética, entre otras muchas funciones, tienen una especialmente crítica que es la de “sacar los colores de la cara” a la alianza científico-técnica haciéndole caer en la cuenta de que no cubre ni da respuesta cabal a muchos espacios e interrogantes de la vida de los profesionales y de la vida de los pacientes. Por eso las Sociedades Científicas tienen que suscitar, intensificar y hasta “mimar” el interés por la ética y la bioética. Ahí se pone en juego la altura humana de su aportación científica y técnica.

Alrededores de Degaña (Asturias)

En suma, el interés de los profesionales por la bioética está llegando desde mucho más abajo, comenzando por su propio interés personal y siguiendo por la variada y creciente demanda de formación que se está solicitando en los propios lugares de trabajo: en los hospitales, en los centros de atención primaria, en las áreas sanitarias, bien sea por propia iniciativa o bien por la oferta de las unidades de formación dependientes de los servicios sanitarios de cada Comunidad Autónoma, y, desde luego, en las sesiones clínicas, en las necesidades de formación de cada especialidad y en las numerosas Jornadas o Congresos sobre la materia, todo ello sin olvidar el crecimiento exponencial de medios online para difundir la Bioética.

Para continuar leyendo:

.- J.Mª de Velasco Gogenola, "Origen y desarrollo de una ciencia: la bioética" (2009)
.- J.R. Lacadena, "Bioética y Ciencia" (2008)
.- U. Ferrer Santos, "Ciencia, Ética y Bioética" (2003)

Comentarios