Malala Yousafzai

El Premio Nobel de la Paz 2014

«One child, one teacher, one pen and one book can change the world»
(Un niño, un maestro, un bolígrafo y un libro pueden cambiar el mundo)

Voy a hacer un paréntesis entre tan largas y sesudas reflexiones sobre bioética, aunque, al fin y al cabo, vuelvo a retomarla desde otra perspectiva, seguramente mucho más vital y atractiva. Quiero dedicar una página a Malala Yousafzai, una adolescente pakistaní y musulmana, que se ha convertido en símbolo mundial del compromiso en favor de quienes malviven por no tener las oportunidades para vivir con la dignidad que merece su condición humana. Y lo dedico a esta chica, todavía una niña, por varias razones:

1ª. Porque en Malala está representada la vida de todas las niñas, adolescentes y mujeres jóvenes, que siguen siendo víctimas de un machismo totalmente injusto, indefendible, injustificable e impresentable.

2ª. Porque es una verdadera vergüenza que sean precisamente las niñas quienes sigan llevando la peor parte de la miseria infantil en los países pobres de este mundo globalizado, informatizado…y podrido en cuanto al nefasto reparto de bienes.

3ª. Porque la entraña de la religión islámica no genera odio, violencia ni machismo, como lo hacen algunos de sus líderes. No. La fe islámica es una vivencia productora de amabilidad, sensibilidad, ternura, reconciliación, paz y fraternidad universal.

4ª. Porque Malala representa un poder que está emergiendo desde hace décadas y que transformará por completo a la sociedad…el “empoderamiento” de las mujeres que reivindican la dignidad e igualdad que les corresponde como seres humanos.

5ª. Porque la lucha por los derechos de las mujeres en general y, en particular, por el derecho de todas las niñas del mundo a la educación, nos recuerda algo que ya sabemos pero que me parece no ponemos en práctica: "La educación no consiste sólo en leer libros o aprobar exámenes, es la respuesta a cómo vivir la vida", como dice Malala.

6ª. Y porque cuando una adolescente emprende una misión por defender sus derechos, no es algo que el mundo debería tomar a la ligera...porque ponerse a mirar para otro lado o desentenderse de los adolescentes equivale a desentenderse de la vida misma…del impulso de los jóvenes que nos hace salir de nosotros mismos, mirar más lejos y, sobre todo, caer en la cuenta de que en eso (en mirar de frente a los ojos de nuestros adolescentes…) en eso nos va la vida misma, es decir, demostramos objetivamente nuestra catadura ética y moral.

Con libros y a la escuela
Malala Yousafzai acaba de cumplir 16 años de edad y, además, tiene la “manía” de que le gusta ir la escuela… Bendita “manía”… Su nombre y su juventud se dieron a conocer en todo el mundo cuando, en octubre de 2009, sufrió un intento de asesinato por los talibán paquistaníes (varios disparos de fusil en el cráneo y el cuello) precisamente por ir a la escuela. El 70% de sus compañeras había dejado de acudir a la escuela por miedo o por indicación de sus familias. Los talibán sólo permiten asistir a la escuela a los varones y lo prohíben totalmente a las mujeres. Malala tenía apenas 11 años cuando comenzó su lucha en defensa del derecho de educación de las niñas en el valle de Swat, en Pakistán, a través de su blog que escribía con pseudónimo desde 2009. El referido intento de asesinato, que superó gracias a oportunas y excelentes intervenciones médicas, la convirtió en símbolo de la lucha de los derechos de las mujeres y del acceso a la educación universal. Su defensa de la educación femenina era, para los talibanes, un ataque a la versión más rigorista del Islam y, por ello, dijeron, “debía morir”.

Entre otros muchos premios de rango internacional, Malala ha sido elegida este pasado jueves, 10 de octubre de 2013, como la ganadora del Premio Sájarov a la Libertad de Conciencia de la Eurocámara. Los 750 diputados de la Eurocámara se han puesto en pie por unanimidad al escuchar su nombre. El presidente del Parlamento Europeo ha destacado su satisfacción por que se haya premiado a "una niña que ha demostrado tener más coraje que muchos adultos: "Malala tiene el coraje de levantar la voz por los derechos de las niñas y además anima al resto a que sigan su ejemplo pese a vivir en mundo dominado por los hombres".

En la actualidad, la joven activista es una de 100 personalidades más influyentes del mundo, según la revista Time y un icono de la lucha por los derechos de las mujeres. De hecho, todavía hace unas horas de este 12 de octubre de 2013, se ha entrevistado con el presidente Obama a quien le ha manifestado que los bombardeos con aviones “drones” matan vidas inocentes y alientan aún más el terrorismo. La única alternativa, dijo, es gastar dinero en libros, lápices, escuelas y profesores.

A mi juicio carece de sentido alegar que Malala pueda estar manipulada…o embebida con cierta hipocresía de las ideas occidentales…o traicionando sus creencias más personales…Es imposible resistirse a la entrada de aire fresco…porque, en el fondo, esta chica nos demuestra a todos que aún podemos enmendar errores y reconducir direcciones…que es posible otro mundo mejor… y que la esperanza es real.


Por eso lo mejor es dejar ya de largas explicaciones…y permitir que sea la misma Malala quien hable por ella misma. Invito a leer detenidamente su reciente discurso ante la ONU el pasado mes de julio de 2013. Su fuerza moral es indiscutible e impactante



«En el nombre de Dios, el Compasivo, el Misericordioso.

Honorable Secretario General, Sr. Ban Ki-moon,

Respetado Presidente de la Asamblea General, Vuk Jeremic

Honorable enviado de la ONU para la Educación Global Sr. Gordon Brown,

Respetados mayores y queridos hermanos y hermanas.

Hoy en día, es un honor para mí estar hablando otra vez después de mucho tiempo. Estar aquí con gente tan honorable es un gran momento en mi vida.

No sé por dónde empezar mi discurso. No sé lo que la gente se esperaba que dijera. Pero antes que nada, gracias a Dios por quien todos somos iguales y gracias a cada persona que ha orado por mi rápida recuperación y una nueva vida. No puedo creer cuánto amor me ha mostrado la gente. He recibido miles de cartas de buenos deseos y regalos de todo el mundo. ¡Gracias a todos ellos. Gracias a los niños cuyas palabras inocentes me animaron. Gracias a mis mayores cuyas oraciones me fortalecieron.

Me gustaría dar las gracias a mis enfermeras, médicos y todo el personal de los hospitales de Pakistán y el Reino Unido y el Gobierno de los Emiratos Árabes Unidos, que me han ayudado a ser mejor y recuperar mi fuerza. Apoyo plenamente el Sr. Ban Ki-moon, Secretario General de la Global Education First Initiative y el trabajo del enviado especial de la ONU Sr. Gordon Brown. Y les doy las gracias tanto por el liderazgo que siguen dando. Ellos siguen inspirando a todos a la acción.

Queridos hermanos y hermanas, recuerden una cosa. El día de Malala no es mi día. Hoy es el día de cada mujer, cada niño y cada niña que han levantado su voz por sus derechos. Hay cientos de activistas de derechos humanos y de los trabajadores sociales, que no sólo están hablando de los derechos humanos, están luchando para alcanzar sus metas de la educación, la paz y la igualdad. Miles de personas han sido asesinadas por los terroristas y millones han resultado heridos. Yo sólo soy uno de ellos.

Así que aquí estoy... una niña de entre muchos. Hablo - no para mí, sino para todos los niños y niñas.

Yo levanto mi voz - no lo que yo puedo gritar, sino para que los sin voz puedan ser escuchados. Aquellos que han luchado por sus derechos:

Su derecho a vivir en paz.

Su derecho a ser tratado con dignidad.

Su derecho a la igualdad de oportunidades.

Su derecho a la educación.

Queridos amigos, el 9 de octubre de 2012, un Talibán me disparó en el lado izquierdo de mi frente. También dispararon a mis amigos. Ellos pensaban que las balas nos harían callar. Sin embargo, fracasaron. Y entonces, después de aquel silencio, llegaron miles de voces. Los terroristas pensaron que iban a cambiar nuestros objetivos y detener nuestras ambiciones, pero nada cambió en mi vida, excepto esto: la debilidad, el miedo y la desesperanza murieron. Nacieron la fuerza, el poder y el coraje. Yo soy la misma Malala. Mis ambiciones son las mismas. Mis esperanzas son las mismas. Mis sueños son los mismos.

Queridos hermanos y hermanas, yo no estoy en contra de nadie. Tampoco estoy aquí para hablar en términos de venganza personal contra los talibánes o cualquier otro grupo de terroristas. Estoy aquí para hablar por el derecho a la educación de todos los niños. Quiero la educación para los hijos e hijas de todos los extremistas especialmente de los talibanes.

Ni siquiera odio al talibán que me disparó. Incluso si hay un arma en la mano y se pone delante de mí, yo no le dispararía. Esta es la compasión que he aprendido de Muhammad-el profeta de la misericordia, Jesucristo y Buda. Este es el legado de los cambios que he heredado de Martin Luther King, Nelson Mandela y Muhammad Ali Jinnah. Esta es la filosofía de la no violencia que he aprendido de Gandhi Jee, Bacha Khan y la Madre Teresa. Y este es el perdón que he aprendido de mi madre y mi padre. Esto es lo que mi alma me dice, sea apacible y el amor a todos.

Queridos hermanos y hermanas, nos damos cuenta de la importancia de la luz cuando vemos oscuridad. Nos damos cuenta de la importancia de nuestra voz cuando estamos silenciados. De la misma manera, cuando estábamos en Swat, al norte de Pakistán, nos dimos cuenta de la importancia de las plumas y libros cuando vimos las armas.

El sabio dijo: "La pluma es más poderosa que la espada". Es verdad. Los extremistas tienen miedo de libros y bolígrafos. El poder de la educación les da miedo. Tienen miedo de las mujeres. El poder de la voz de las mujeres les da miedo. Y es por eso que mataron a 14 estudiantes de medicina inocentes en el reciente ataque en Quetta. Y es por eso mataron a muchas maestras y a los trabajadores contra la poliomielitis en Khyber Pukhtoon Khwa y FATA. Es por eso que están arruinando las escuelas todos los días, debido a que ellos tuvieron y tienen miedo al cambio, miedo a la igualdad que vamos a traer en nuestra sociedad.

Recuerdo que había un chico en la escuela que fue preguntado por un periodista, "¿Por qué los talibanes están contra la educación?" Respondió simplemente señalando a su libro: "Un talibán no sabe lo que está escrito en el interior de este libro". Ellos piensan que Dios es un diminuto ser, conservador, que envía a las niñas al infierno sólo por ir a la escuela. Los terroristas están haciendo mal uso del nombre del Islam y de la sociedad pastún para sus propios beneficios personales. Pakistán es un país democrático y pacífico. Los Pastunes quieren educación para sus hijas e hijos. Y el Islam es una religión de paz, humanidad y fraternidad. El Islam dice que no sólo es el derecho de cada niño a recibir educación, sino que es su deber y responsabilidad.

Honorable Secretario General, la paz es necesaria para la educación. En muchas partes del mundo, especialmente en Pakistán y Afganistán, el terrorismo, las guerras y los conflictos impiden a los niños ir a sus escuelas. Estamos muy cansados de estas guerras. Las mujeres y los niños están sufriendo en muchas partes del mundo de muchas maneras. En la India, los niños inocentes y pobres son víctimas del trabajo infantil. Muchas escuelas han sido destruidas en Nigeria. Las personas en Afganistán se han visto afectados por los obstáculos del extremismo durante décadas. Las niñas tienen que hacer el trabajo infantil doméstico y se ven obligadas a casarse a edad temprana. La pobreza, la ignorancia, la injusticia, el racismo y la privación de derechos básicos son los principales problemas que enfrentan los hombres y mujeres.

Queridos compañeros, hoy me estoy centrando en los derechos de la mujer y educación de las niñas, ya que son los más afectados. Hubo un tiempo en que las mujeres activistas pidieron a los hombres luchar por sus derechos. Pero, esta vez, vamos a hacerlo por nosotras mismas. No estoy hablando a los hombres para que vayan lejos a hablar de los derechos de la mujer, me estoy centrando en las mujeres a ser independientes para luchar por sí mismas.

Queridos hermanos y hermanas, ahora es el momento de hablar.

Así que hoy, hacemos un llamado a los líderes mundiales para que cambien sus políticas estratégicas en favor de la paz y la prosperidad.

Hacemos un llamado a los líderes mundiales para que todos los acuerdos de paz protejan a las mujeres y los derechos de los niños. Un acuerdo que vaya en contra de la dignidad de la mujer y de sus derechos es inaceptable.

Hacemos un llamamiento a todos los gobiernos a garantizar la educación gratuita y obligatoria para todos los niños en todo el mundo.

Hacemos un llamamiento a todos los gobiernos para luchar contra el terrorismo y la violencia, proteger a los niños contra la brutalidad y el daño.

Hacemos un llamado a los países desarrollados para apoyar la expansión de las oportunidades educativas para las niñas en el mundo en desarrollo.

Hacemos un llamado a todas las comunidades a ser tolerantes - rechazar los prejuicios basados en la casta, el credo, la secta, la religión o el género. Garantizar la libertad y la igualdad a las mujeres para que puedan prosperar. No todos podemos tener éxito cuando la mitad de nosotros no pueden conseguirlo.

Hacemos un llamado a nuestros hermanos de todo el mundo para ser valientes, para abrazar la fuerza dentro de sí mismos y desarrollar todo su potencial.
Queridos hermanos y hermanas, queremos escuelas y educación para un futuro brillante de todos los niños. Continuaremos nuestro camino a nuestro destino de paz y educación para todos. Nadie nos puede parar. Vamos a hablar de nuestros derechos y vamos a traer el cambio a través de nuestra voz. Debemos creer en el poder y la fuerza de nuestras palabras. Nuestras palabras pueden cambiar el mundo.

Porque estamos todos juntos, unidos por la causa de la educación. Y si queremos lograr nuestro objetivo, entonces vamos nosotros mismos vamos a tomar el poder con el arma del conocimiento y protegernos con la unidad y la fraternidad.

Queridos hermanos y hermanas, no debemos olvidar que millones de personas sufren la pobreza, la injusticia y la ignorancia. No hay que olvidar que millones de niños están fuera de las escuelas. No debemos olvidar que nuestros hermanos y hermanas están a la espera de un futuro pacífico brillante.

Así que vamos a librar una lucha global contra el analfabetismo, la pobreza y el terrorismo y vamos a recoger los libros y lápices. Son nuestras armas más poderosas.


«Un niño...un boli...un libro...»

Un niño, un maestro, un bolígrafo y un libro pueden cambiar el mundo.

La educación es la única solución. La educación es lo primero».


Ha recibido el Premio Nobel de la Paz 2014
"for their struggle against the suppression of children and young people and for the right of all children to education"


Algunas sugerencias para seguir leyendo....

.- J.G.Gallego, Malala Yousafzai, premio Sajarov 2013 a la libertad de conciencia
.- A.Figueras, Las niñas que no sonMalala
.- M.Hernández, Aswhini o la"Malala" india
.- M.Balfagón, De Mandela a Malala
.- J.Fine, “Malala, gracias por tu valentía, pasión, heroísmo e inspiración

Comentarios